Muere Miztli, la penúltima puma en cautiverio de la UNAM

La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) informó este miércoles sobre la muerte de Miztli, una de las dos pumas hembras de la institución. Muchos tuiteros lamentaron la noticia, aunque hace tiempo que estos animales dejaron de participar en los eventos deportivos de los equipos universitarios -Los Pumas- y en todo tipo de eventos públicos.

Óscar Vargas, coordinador médico responsable del Pumario de Ciudad Universitaria, explica a Verne que la institución ha tenido uno o dos de estos animales en cautiverio desde 1947. “Originalmente se exhibían en eventos deportivos, como partidos de fútbol soccer o americano, y se utilizaban para las fotos de generación de diferentes facultades”, cuenta el veterinario. Esa práctica se terminó en 2013, cuando así lo dictaminó el Comité de Bienestar Animal de la propia comunidad universitaria.

En ese momento, sin embargo, la institución ya tenía dos ejemplares: Miztli, que acaba de morir a los 14 años con diez meses, e Iyari, que tiene cinco años, y que ya es la última puma de la UNAM. El investigador ha confirmado que la universidad no va a adquirir otro animal de esta especie, ya que ese fue otro de los puntos que se estableció en el dictamen.

Miztli, que en náhuatl significa puma, nació en una Unidad de Manejo Ambiental (UMA) en Guerrero, y llegó a la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia, en Topilejo, en 2003, con solo cinco meses de edad. Según Vargas, participó en varios eventos deportivos a lo largo de una década. Los entrenamientos continúanpara que los animales puedan cooperar con las labores de investigación, dice Vargas, como entrar en su transportadora o subirse a la báscula.

Desde que cambiaron las reglas en la UNAM, él y sus colegas trabajan con los animales únicamente con fines de investigación y de docencia. “Al estar en cautiverio, dependen completamente de nosotros”, dice. Además de satisfacer sus necesidades de alimentación, limpieza, médicas y de recreación, se realizan entrenamientos con los pumas. En un principio, estos eran fundamentales para las exhibiciones públicas.

Aun no se saben las causas específicas de la muerte de Miztli, pues falta conocer los resultados de la necropsia, explica el veterinario. Pero también aclara que el fallecimiento se encuentra dentro de un rango de lo normal, ya que el promedio de vida de estos felinos en cautiverio es de 14 a 15 años. Miztli ya era considerada un paciente geriátrico, dice Vargas.

El puma concolor o león de montaña es un animal solitario por naturaleza. Por esa razón, Miztli e Iyari solo convivían entre ellas, y con los estudiantes, con una malla de por medio. Según Vargas, su comportamiento es parecido al de un felino doméstico. “De hecho, no pueden rugir, solo ronrronear: se puede decir que es un gato grande”.

Además es el felino con mayor distribución en el continente americano. Se puede encontrar desde Canadá hasta Chile y en una variedad de ecosistemas, como bosque templado, selva o desierto.

 

El País